Luis Molina

tecnologías de la información, experiencias, conocimiento

Una cuarta parte de los proyectos web cuesta más de lo previsto

with 2 comments

Acabo de leer esta noticia en IDG.es y no he tenido más remedio que comentarla aquí: “Un 25% de los proyectos Web cuesta más de lo previsto y un 31% supera los plazos asignados”. He pertenecido en varias ocasiones a ambos porcentajes, la mayoría de las veces como desarrollador de las webs pero también alguna vez como cliente porque alguna empresa para la que he trabajado ha externalizado la creación de ciertas webs.

La verdad es que, aún a día de hoy, una de las cosas que me resulta más difícil es hacer una previsión de un proyecto web que no termine desviada en un porcentaje significativo, aunque en mi caso casi siempre es cuestión de tiempo. Quiero decir que la mayoría de las veces hemos superado el plazo inicialmente asignado al proyecto y, de esas veces, la mayoría se ha debido a que el cliente nos tenía en espera de algún material o de alguna respuesta.

Eso no se menciona en el artículo de IDG: esos tiempos de “latencia” en que un desarrollador está esperando a que el cliente le proporcione material o una respuesta sobre un requerimiento o un boceto.

Sin embargo estoy totalmente de acuerdo en que el motivo principal del aumento de coste y tiempo con respecto a la previsión inicial se debe a los frecuentes cambios de requerimientos, lo cual puede significar dos cosas: o el cliente no sabe lo que quiere, o nosotros no sabemos comprenderle. Esto se merece una discusión-reflexión aparte que abordaré otro día, aunque se admiten comentarios y opiniones🙂

Written by Luis Molina

23 mayo 2008 a 23:19

Publicado en Artículos

Tagged with , ,

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Yo diría que los porcentajes se quedan muy cortos. En mi experiencia (que a veces ha sido la misma que la tuya, Luis) el problema viene casi siempre por que el cliente no sabe lo que quiere o bien no sabe lo que cuesta (en tiempo lo que quiere). Una vez que todo queda aclarado y le toca ponerse en movimiento y conseguir los contenidos para su proyecto comienzan los problemas y los retrasos en conseguir finalizar (empezar?) el trabajo en cuestión.

    Saludos y buen blog luis!!

    jose

    28 mayo 2008 at 13:54

  2. @jose:
    Es verdad que hemos vivido juntos estos casos en más de una ocasión y a veces hacen falta ciertas dotes psicológicas para intenter ponerse en la piel del cliente y adivinar lo que desea.

    Además es muy cierto lo que dices sobre el desconocimiento que tiene el cliente del coste real (no sólo en dinero, sino en tiempo o esfuerzo técnico) de lo que está pidiendo: está claro que no es su obligación tener esa idea, pero sí le podemos pedir un poco de sentido común, o comprensión, o como quiera llamársele.

    ¡Gracias por tu aportación!

    Luis Molina

    1 junio 2008 at 13:25


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s