Luis Molina

tecnologías de la información, experiencias, conocimiento

¿Y qué hay de lo mío?

leave a comment »

Algún compañero que llevaba ya tiempo con su empresa montada y funcionando, me decía que le resultaba imposible dedicarle tiempo a su propia web, a lo cual yo le respondía “venga, hombre, pero si estás harto de hacer webs para otra gente, la tuya no te costará tanto trabajo“. Pues bien, ahora soy yo quien ha caído en ese estado de tener tanto trabajo que el diseño de mi web tiene la menor de las prioridades.

Hace unas semanas os mostré la versión 0.1 de esa web, y aún sigue ahí, tal cual.

No me quejo de la cantidad de trabajo, ni mucho menos (por cierto, hoy mismo se ha confirmado otro proyecto de realización de un sitio web), pero sí es verdad que debo tener la cabeza siempre planificada y el cuerpo preparado para afrontar todos estos retos… que por otra parte ¡me encantan!

En un próximo artículo os cuento el gran desafío al que me enfrento en pocos días, que consiste simplemente en impartir un curso de 150 horas sobre diseño de sitios web, en un centro de formación de Granada.

Written by Luis Molina

9 octubre 2008 a 18:00

Publicado en Artículos

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s