Luis Molina

tecnologías de la información, experiencias, conocimiento

Posts Tagged ‘experiencia

No consigo clientes con mi sitio web

with 2 comments

Esta frase la he oído alguna que otra vez en clientes propios y ajenos, y es que puede haber numerosas causas por las que un sitio web precioso y estupendo y que ha costado mucho dinero no atraiga visitas y, lo peor, que las visitas no se conviertan en clientes. No es preciso que una empresa base su negocio en Internet para que la web deba resultar provechosa: las empresas quieren ganar dinero, sea por el medio que sea, y quieren que una inversión sirva para incrementar sus ganancias.

Hablando con diseñadores web que comienzan su carrera profesional, alguno/a tiene la idea equivocada de que un buen diseño “vende”. Yo creo que un buen diseño puede atraer, pero vender es otra cosa.

A continuación tienes algunas razones por las que tu sitio web puede estar “perdiendo dinero”. Quizá te ayude a detectar algún fallo y corregirlo.

Llamadas a la acción: “Y ahora ¿qué?”

Con frecuencia me he encontrado en páginas web a las que he llegado porque me interesa un producto, tanto como para comprarlo, pero no he encontrado fácilmente la manera de adquirirlo y a los 10 segundos ya estaba cansado y con el interés por los suelos. Es probable que también te haya ocurrido en alguna ocasión y entonces deberías ser consciente de que no quieres eso para tu empresa ni para tu sitio web.

Cada página relevante de tu sitio web debería tener una llamada a la acción claramente visible y diseñada específicamente para que el visitante termine haciendo lo que tú quieres que haga.

Una llamada a la acción en un sitio web puede ser un botón, un enlace, un banner o un formulario que guía a los visitantes hacia el siguiente paso en el proceso de conversión [de visitante a cliente].

CTA Skype

Es conveniente que el visitante perciba de un rápido vistazo tanto el beneficio (texto “hacer llamadas más baratas”) como la manera de obtenerlo (botón “comienza a ahorrar ahora”). Además, vemos cómo podemos incluir en la misma página incluso una segunda acción importante para el negocio: el botón “Ofertas especiales”. Todo ello dispuesto mediante un diseño claro y coherente y expresado en un lenguaje adecuado.

Caso particular: sitios web realizados con Flash

Hay por ahí algunos sitios web realizados íntegramente con Flash en los que los principales problemas a la hora de convertir visitas en clientes  son la falta de contenido útil y la ausencia de guías claras para el usuario, así como caminos y métodos incómodos de navegación por el sitio web.

Veamos este ejemplo:

web flash poco útil

Diseño sobrio, quizá atractivo para alguien… Pero ¿de qué va esta empresa? Esta página de inicio no dice nada, tienes que ser un “visitante curioso” para enterarte de qué va. Además si haces clic en alguna sección, luego tienes que ir cerrando ventanitas para poder acceder a otra.

Es común ver este tipo de páginas incluso hoy en día: son de las que se hacen con el único objetivo de estar en Internet, pero nada más. Porque la URL aparece en la tarjeta de visita.

La falacia del “visitante curioso”

En varias ocasiones, charlando con clientes sobre la creación de su próximo sitio web, ha salido la frase “ponemos todo esto en la web clasificado de esta forma y así la gente, si quiere, podrá visitar cualquier cosa”. Además ha sido un razonamiento difícil de refutar en alguna ocasión debido al peculiar y “corto” punto de vista del cliente.

Este mismo razonamiento también es habitual a quienes gustan de clasificar las cosas y atenerse a esa clasificación por encima de todo. Por experiencia sé que los informáticos tendemos a eso, a veces equivocadamente. Creo que el ejemplo más claro podrían ser tiendas/catálogos online, o directorios temáticos. Veamos:

ejemplo tienda ropa

Mirando la clasificación de la ropa en el menú de la izquierda, no apetece mucho ponerse a buscar una prenda. Veo “Pantalones para Hombre” y “Jeans para Dama” pero ¿habrá jeans para hombre? ¡Buf! Tengo que ponerme a buscarlos… Probablemente esta misma clasificación es la del inventario, que les vendrá bien para la catalogación de las prendas, pero no podemos pretender llevar a la web el mismo modo de clasificación porque no estamos en una tienda física donde uno pasea y localiza los productos de interés de una forma distinta que delante de una pantalla.

Al diseñar una web no puedes limitarte a exponer lo que tienes y esperar, de forma pasiva, que al visitante le guste algo y te lo compre. La gente que visita tu web seguramente no piensa como tú, ni ordena las cosas como tú, ni le gusta las mismas cosas que a ti.

Landing pages: “Esto no es lo que buscaba”

Cuando has puesto el foco en algún producto/servicio de tu web y has decidido darle mucha visibilidad, deberías esforzarte en la investigación de qué palabras/frases clave pueden utilizar los clientes potenciales para encontrar ese producto/servicio en los buscadores, de forma que diseñes una landing page lo más atractiva posible y con los textos más adecuados a las palabras clave que hayas encontrado en tu investigación. Sin olvidar, por supuesto, una clara llamada a la acción.

No es conveniente que tu página salga listada en buscadores (Google, Bing, etc.) para cierto término de búsqueda, una persona haga clic y, al cargar la página correspondiente, no encuentre “eso” que estaba buscando. Es aún peor si esto ocurre tras haber hecho clic en un anuncio tipo Google AdWords, ya que la inversión publicitaria se perderá la mayoría de las veces… a menos que te haya visitado el “visitante curioso” y termine convirtiéndose en tu cliente, cosa muy poco frecuente.

Como ejemplo, he buscado en Google “guitarras baratas”:

guitarras baratas en google

Tras ver los resultados, he decidido hacer clic en el último anuncio de abajo a la derecha, por el cual la empresa correspondiente estará pagando sus euros, y he llegado a esta página:

guitarras baratas en la web

¿Dónde están las guitarras baratas que yo estaba buscando? Lo primero que veo son novedades en CDs, anuncios, un botón de ofertas y más abajo (seguramente por debajo del scroll de muchísimos usuarios) aparece un puñado de guitarras.

Espero que estas ideas te ayuden a definir mejor el diseño y los contenidos de tu sitio web. Cuanto más trabajo en ello, más me convenzo de que cada página hay que planificarla con especial atención. Además, a mayor inversión en el diseño web (con todo lo que ello conlleva), mejores resultados en buscadores y en el boca-a-oreja. ¡Ánimo!

Anuncios

Written by Luis Molina

30 octubre 2011 at 17:44

Trabajando desde mi nueva oficina hogareña

with 2 comments

Hoy es el primer día, desde que comenzamos la mudanza el pasado 27 de julio, que me siento desde primera hora de la mañana delante del ordenador a revisar tareas, a ponerme al día, a trabajar… Incluso ya he hablado con uno de mis clientes (mi antigua empresa) para probar las comunicaciones, he escrito varios emails y he estado leyendo montón de artículos en distintos blogs.

Estoy dado de alta como autónomo desde ayer 7 de agosto de 2008 y la semana que viene emitiré mis primeras facturas correspondientes a proyectos terminados o firmados en mi etapa anterior. Se me hace aún raro pensar en esta otra forma de afrontar el trabajo “yo mismo con mi mecanismo”, notando el control absoluto y la responsabilidad que tengo sobre mis movimientos y decisiones.

El despacho es una habitación de nuestra casa acondicionada para que mi pareja y yo podamos trabajar a gusto, aunque todavía falta estructurar bien algunos espacios. Una simple ADSL de Telefónica me conecta al mundo y me permite teletrabajar; la habitación está cada vez mejor organizada y cada cosa tiene un sitio; hay un nivel de ruido muy bajo y en general poca molestia, lo cual permite estar bien concentrado; y encima de mí, en el techo del despacho, flota una nube de ilusión y ganas de trabajar en esto que me gusta.

Luis Molina, desde Granada a todo el mundo, para servirles 😉

Written by Luis Molina

8 agosto 2008 at 12:36

Publicado en Artículos

Tagged with ,

El primer día de mi último mes

with one comment

Hoy ha comenzado mi último mes de trabajador por cuenta ajena, al menos de momento. El próxima día 18 de julio será mi último día en la empresa donde aún trabajo y donde precisamente el día 8 de julio cumplo 6 años.

Como gesto simbólico de esta señalada fecha para mí, he enviado a mis contactos un mensaje diciéndoles que dejen de usar la cuenta de correo electrónico que tenía en esta empresa y que la sustituyan por otra. La verdad es que no me ha resultado del todo fácil pero ya está hecho y tras darle al botón “Enviar” he sentido una especie de alivio, como si dara un paso con el cual he saltado un charco que no me hacía daño pero que sí me molestaba mojarme un poquito.

La semana siguiente al cese laboral me la voy a tomar de vacaciones y me iré con mi chica a descansar antes de la marabunta que afrontaremos después, con mudanza y montajes variados.

¡Seguimos avanzando!

Written by Luis Molina

1 julio 2008 at 21:16

Publicado en Artículos

Tagged with ,

Competencia 2.0

with one comment

Quizá se podría denominar así a la tendencia que he visto últimamente mencionada en varios lugares y que se refleja, por ejemplo, en NeoSitios, proyecto del cual he tenido conocimiento via Baquía. Ahora mismo está en fase beta y no tengo ni idea cuáles serán sus tarifas, o si las tendrá, pero he de reconocer dos cosas: es un proyecto que me ha causado buena impresión y, por otra parte, no tengo ninguna objeción a que surjan cosas así aunque parezcan destinadas a terminar con el trabajo de los webmasters.

El motivo de que me haya causado buena impresión es que me ha parecido una herramienta fácil e intuitiva que puede cumplir muy bien su función. Esto lo digo sin haberme registrado ni usado nada, sino simplemente basándome en sensaciones surgidas durante la navegación por el sitio, la lectura de las FAQ, los mensajes (textos) sencillos, claros y directos de la página principal y de algunas secciones. Sin embargo, me ha surgido una cuestión (quizá sin importancia) sobre la propiedad de los contenidos que se publiquen con la herramienta de Neositios, que se pueden sobreentender propiedad del creador, pero en los términos legales no se especifica.

Quiero destacar también que he tardado un ratito en darme cuenta de que el proyecto tendrá una versión Premium (entiendo que no será gratuita) que permitirá tener dominio propio y otra serie de servicios importantes. Actualmente, mediante el registro gratis, tu sitio web tendría una dirección del tipo http://elnombrequesea.neositios.com.

Por otra parte, no creo que proyectos como este se conviertan a corto plazo en competencia directa para profesionales que se dediquen al diseño y desarrollo de sitios web. Considero que estas herramientas van a ser normales tarde o temprano y con ello las “nuevas tecnologías” dejarán por fin de ser nuevas para convertirse en algo cotidiano. Ello debe estimularnos a nosotros los profesionales del sector para ir abriendo nuevas vías y creando valores añadidos, pero también creando valores nuevos. Renovarse o… dedicarse a la jardinería. Bueno, no: prefiero cocinar 🙂 .

Además, siempre habrá empresas, clientes, que no se puedan permitir gestionar o crear ellos mismos un sitio web por fácil que sea. Yo mismo he tenido experiencias sobre ello: un cliente me pide un catálogo online pero, sobre todo, me pide que yo lo mantenga; yo, que no tengo nada que ver con su empresa ni que conozco su negocio. Y claro, de ahí surge la idea de crear una división multi-disciplinar de gestión de contenidos para empresas.

Pues eso, a innovar y a evolucionar, que la imaginación es infinita.

Written by Luis Molina

12 junio 2008 at 23:11

Publicado en Artículos

Tagged with , , , ,

La primera visita al asesor

leave a comment »

Como ya anuncié, tuve mi primera entrevista con un asesor de Granada y la verdad es que salí contento e incluso animado. Resulta que el hombre es familia indirecta de mi pareja así que algo de confianza y buen trato ya me aseguro en cierto modo; precisamente una de las cosas que me recomendaron en mi reunión con la Confederación de Empresarios de Granada (CGE) fue escoger una asesoría/gestoría de alguien conocido.

Tuvimos una conversación agradable en la que le conté mi idea empresarial y mi situación actual. Una de las cosas que me recomendó fue irme de mi empresa actual solicitando una baja por excedencia en vez de una baja voluntaria o un despido acordado, porque así no me cierro las puertas en un futuro incierto y además parece ser que la empresa tiene alguna ventaja.

Estuvimos hablando de la situación del sector informático en Granada y alrededores: me repitió algo parecido a lo que ya oí en la CGE pero matizando un poco, y es que hay demasiada gente vendiendo ordenadores, demasiadas “tiendas de informática”. En la cuestión de servicios empresariales también hay mucho espacio ocupado, pero me contaba que según su experiencia hay cosas que se pueden hacer mucho mejor tanto en Granada como en provincias limítrofes como Almería, Murcia o Jaén.

Me habló del carácter diferente que él ha notado en sus 20 años de profesión entre sus clientes de Málaga y Granada o Jaén, y es que mientras los malagueños son más sueltos a la hora de pagar honorarios porque se interesan primero en la calidad del producto o servicio, los granadinos y jienenses son más “agarrados” y en lo primero que se fijan es en el volumen de los honorarios. Por supuesto, esto lo comento desde el más absoluto respeto y como una simple observación: ni buena ni mala, sólo una observación.

En fin, lo que parece claro es que en todos sitios, vayas donde vayas, de lo único que tiene que preocuparse uno es de trabajar y de hacerlo bien. Pronto comenzaré a sembrar por la zona este de Andalucía, a ver cómo viene la cosecha…

Written by Luis Molina

11 junio 2008 at 23:33

Publicado en Artículos

Tagged with ,

Introducción: algo de historia

leave a comment »

Desde 1998 no he parado de trabajar en la web, pero ya antes tenía el gusanillo de llevar a cabo mis propios proyectos y siempre he estado metido en “líos” de diferente índole: ya fuera un trabajo de clase o una actividad en mis grupos scouts, organizando algún viaje con los amigos o haciendo sitios web para distintos clientes.

Ahora quiero lanzarme al mundo empresarial con mi propio negocio de consultoría web, por definirlo de alguna manera. Soy capaz de ofrecer un servicio integral de diseño y desarrollo de aplicaciones empresariales en entorno web, desde un sitio web sencillo que sirva como imagen corporativa hasta una compleja red de aplicaciones interconectadas entre sí que sirvan como plataforma completa de gestión de una empresa.

Ello se debe a mi experiencia durante los últimos diez años en el sector de las llamadas nuevas tecnologías, que por cierto siguen siendo inexplicablemente “nuevas” desde hace al menos 15 años. Mi primer contacto fue en el instituto haciendo programas en Pascal y luego Delphi, pasando luego al diseño de páginas web con cierta funcionalidad usando CGI en Perl hasta que llegué a PHP3 de la mano de un proyecto para montar una web de anuncios relacionados con el sector aeronáutico.

A partir de entonces sentí una enorme atracción por el horizonte que abría el uso de Internet, cosa que ahora no voy a descubrir aquí. Así que fui aprendiendo y trabajando, trabajando y aprendiendo, entre mis tareas de la Facultad de Informática, mis pinitos en casa durante noches y fines de semana en plan autodidacta, las webs para gente de mi entorno, cursos, fotocopias, pruebas y más pruebas con sus correspondientes errores y más errores, tropiezos y chascos y, cómo no, satisfacciones y alegrías por ir avanzando tanto en conocimientos como experiencia.

Luego llegó la posibilidad de trabajar en una editorial malagueña en la que tuve la oportunidad de desarrollar mis habilidades de periodista/escritor aficionado, ya que me encargaron la coordinación de una revista llamada “Webmaster” cuyos contenidos iban desde artículos técnicos o de diseño web hasta asuntos legales relacionados con Internet, pasando por temas como teletrabajo o comercio electrónico y alguna que otra columna de opinión. También llegamos a publicar artículos traducidos de una estupenda revista norteamericana conocida como “Web Techniques”. Gracias a los estupendos compañeros (y algunos aún amigos en la actualidad) que tuve en esta etapa me introduje en el mundo del diseño gráfico y web más a fondo, comenzando a tocar algo de Flash y otras herramientas de ilustración orientadas a la web.

Más o menos por aquella época de la revista (años 2000 y 2001) comencé a desarrollar proyectos web como freelance, el más importante de ellos en mi opinión el que hice (y aún realizo tareas de mantenimiento a día de hoy) para la Fundación Picasso de Málaga. Me gusta destacar de este trabajo la sección del Centro de Documentación ya que es posible consultar los fondos de los que disponen gracias a la herramienta que diseñé para publicar esos fondos en una base de datos MySQL accesible mediante PHP, realizando un buscador bastante completo para acceder a cualquiera de las categorías de las que disponen.

Luego vinieron otras webs como las de empresas de compra/venta de barcos de recreo, trabajos freelance para empresas del PTA (Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga), webs para cooperativas olivareras de Jaén… También vinieron muy malas experiencias como el haber trabajado para una empresa y que luego no te pague, cosa que viene muy bien para aprender a posicionarse e incluso a estimar de una manera distinta el trabajo realizado. También se aprende a calar a la gente.

En 2002 comencé a trabajar para una empresa en Marbella, de la que ahora me “despido” para montar mi negocio. Aquí hemos desarrollado un conjunto de aplicaciones en entorno web (plataforma Suse Linux, Apache, PHP, Oracle) para el principal cliente, Cash Converters España, que permite gestionar toda la cadena de franquicias en España y Portugal desde el punto de venta (cada una de las tiendas) hasta el nivel de decisiones operativas (la dirección de la cadena a nivel nacional). También he tenido aquí la oportunidad de formar a personal interno de la empresa en distintas áreas, como tecnologías web o gestión de bases de datos Oracle.

Estos seis últimos años han estado llenos de trabajo, aprendizaje técnico, desarrollo personal, ampliación de conocimientos, momentos de expansión y momentos de introspección, que me han llevado a la situación en la que me encuentro hoy: soy una persona emprendedora, con muchas ganas de trabajar porque además me gusta lo que hago, con interés en variados asuntos (desde arte hasta filosofía o psicología, además de la informática) y con ganas de usar mis conocimientos y mi experiencia para ayudar a que las empresas, es decir, las personas que las componen, puedan realizar sus labores con satisfacción, tranquilidad y confianza.

Written by Luis Molina

20 mayo 2008 at 16:58

Publicado en Artículos

Tagged with , , , ,